browser icon
You are using an insecure version of your web browser. Please update your browser!
Using an outdated browser makes your computer unsafe. For a safer, faster, more enjoyable user experience, please update your browser today or try a newer browser.

Kafka en la Orilla

Posted by on 01/11/2008
Portada nominada a los Momiji Awards 2008

Portada nominada a los Momiji Awards 2008

Lo primero que supe de Haruki Murakami era que había escrito un libro, mundialmente conocido, llamado ‘Kafka en la orilla’. Después me dejaron otra novela suya llamada ‘Crónicas del pájaro que da cuerda al mundo’. Y podría resumir mi impresión en que estos dos libros pueden separarse del resto de la bibliografía del escritor, al menos en lo que a ambición y complejidad se refiere.
Por el otro lado tendríamos ‘Tokio Blues’, ‘Sputnik mi amor’ y ‘Al sur de la frontera, al oeste del sol’ (contando sólo los 5 que he leído de momento).

Pese a haberlos disfrutado todos muchísimo he de reconocer que hay un aspecto que me está desgastando poco a poco a cada libro suyo que leo: y ese algo es el personaje protagonista. Me da la impresión de que Murakami no para de representarse a si mismo una y otra vez en cada una de sus novelas. Todos los personajes que llevan el peso de la narración son lectores empedernidos, aman la música clásica y el jazz, adoran los gatos, no tienen grandes relaciones sociales, hacen deporte y no es que tengan una gran personalidad.
Muchas veces cuando empiezo un libro suyo me da la impresión de estar ante una de esas sagas de videojuegos donde, a cada nuevo juego, el protagonista ha perdido todas sus habilidades y tienes que ir recuperándolas. No es que sean aburridas, pero ya sabes lo que te espera.

Muchas veces se habla del carácter hipnótico de la narrativa de Murakami, y yo he llegado a la conclusión que parte de ese efecto se produce por el hecho de estar recorriendo casi siempre terrenos conocidos. Al leer una novela suya entras en un estado de comodidad, como el de estar en casa. Eso, junto al hecho de poder dejarte llevar por el momento, sin tener en cuenta una consecuencia o explicación posterior (que seguro no va a llegar) hace que todo evoque emociones sin tener ninguna transcendencia. Cada página es un estado de ánimo, una experiencia, y un mundo en si mismo. Todo es imaginación pura que no se ata a una explicación.

Murakami con el mono

Murakami con el mono


Y, volviendo a lo anterior, el claro ejemplo de lo que intento explicar es ‘Kafka en la Orilla’; el último libro suyo que he leído y que me ha parecido el mejor.

En él he vuelto a encontrarme con todo aquello que me gustó de ‘Crónicas del pájaro que da vuelta al mundo’ y que he echado de menos en todos los posteriores (en orden de lectura). La forma de combinar el amor, el humor, el sexo, la violencia y el sadismo. Y, sobre todo, los personajes extremos en situaciones delirantes. Esta vez (al contrario que en ‘crónicas’) no estaba impaciente por llegar a un final que diera explicaciones a todo lo planteado (ya sabía que eso no iba a ocurrir). Me he limitado a vivir sus 700 y pico páginas, y se me han pasado en un suspiro.

La base de la historia son las vidas, contadas en paralelo, de dos personajes que poco tienen que ver entre ellos. Por un lado Kafka Tamura, un niño de 15 años (que pretende ser el niño de 15 años más fuerte del mundo) que se escapa de casa acompañado de la presencia abstracta de un joven llamado ‘Cuervo’.
Por otro lado está Satoru Nakata: un anciano que, en un incidente ocurrido en su infancia, perdió todo sus recuerdos y la capacidad de leer y aprender cosas complejas. A cambio adquirió la habilidad de hablar con los gatos (dando lugar a varios de los mejores momentos del libro). Y también cuenta con una extraña facilidad a la hora de conseguir ayuda en los momentos críticos.

El destino de ambos les llevará al sur de Japón, pero las vivencias que van teniendo serán bien distintas.
Asesinatos, lluvias de objetos imposibles, flautas hechas con almas de animales decapitados, el Coronel Sanders (el del logo de Kentucky Fried Chicken) metido a proxeneta; y situaciones aun mas extrañas y bizarras no pararán de sucederse a cada vuelta de hoja. Por supuesto también encontramos al Murakami más clásico (del tipo Tokio Blues) en la mayor parte del libro, pero todo se
complementa y se deja llevar de una manera asombrosa. Y no es que nada acabe teniendo demasiado sentido, pero tras 5 libros de Murakami eso ha dejado de importarme.

Si tuvierais que elegir un solo libro de Murakami para leer, yo tendría clara mi recomendación: ‘Kafka en la orilla’. Al menos para todos aquellos con un poco de imaginación abstracta.

Y para acabar: ayer me leí ‘Al sur de la fronte,a al oeste del sol’. Se me pasó la tarde volando leyéndolo, pero en el fondo tengo la impresión de haberme encontrado ante una versión emocionalmente descafeinada y bastante inferior de ‘Tokio blues’.

Momiji en la Orilla

Momiji opina : Me ha encantao, salen muchísimos gaticos

One Response to Kafka en la Orilla

  1. Xavi

    Mis Murakamis favoritos son ‘Crónica…’ y ‘Kafka en la Orilla’. Tienes razon en lo que dices de su mundo, y supongo que disfruté más que tú de Crónica porque ya daba por hecho que no iba a encontrar respuestas a todo, así que me limité a disfrutarlo como un enano. Me duró todo un viaje de verano (tres semanas) y lo fui saboreando poco a poco, pensando después de cada capítulo… Fue mi segundo Murakami. El primero fue ‘El fin del Mundo y un Despiadado País de las Maravillas’, empecé muy fuerte, sí. Supongo que por eso me relajé mucho leyendo Crónica. Con Kafka me lo pasé bomba leyendo y lo tengo ahí ahí medio empatado por ser el que más me gusta.

    Tuve la misma sensación que describes con ‘Al Sur de la Frontera, al Oeste del Sol’. Era un contínuo déja-vú de ‘Norwegian Wood’, aunque me gustó mucho el rollo de la lluvia.

    Y sí, he llegado hasta aquí precisamente hoy, seis años después de que escribieras esto, porque soy un cotilla acabado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *