browser icon
You are using an insecure version of your web browser. Please update your browser!
Using an outdated browser makes your computer unsafe. For a safer, faster, more enjoyable user experience, please update your browser today or try a newer browser.

Relatos en Horas de Oficina Vol I.

Posted by on 29/08/2005

Desde pequeñín me han llamado Gabi, siempre he preferido que se refieran a mi de esta a forma a que lo hagan con mi nombre completo, Gabriel, debido a cierta incapacidad de la gente a la hora de pronunciarlo correctamente. A Noniko (aunque realmente carece de nombre por no existir) este hecho, como cualquier otro, le sirve como punto de partida para hacer prácticas de psicoanálisis conmigo :

– Gabi, ¿Por qué te importa tanto que algunas personas…
– Todas las personas
– Bien, ¿por qué te importa tanto que todas las personas sean incapaces de pronunciar bien tu nombre?
– No me importa
– Claro, por eso no dejas de comentarlo siempre que puedes

Me molesta cuando alguien insiste en hacerme ver las cosas que, por sistema, uso como muletillas. No es algo que haga con frecuencia, soy demasiado inquieto y mi cerebro tiende a divagar, a pensar en cualquier cosa menos en lo que tiene delante, por lo cual es poco probable que ante situaciones parecidas pase dos veces por el mismo sitio.
Intento hacerle entender que tampoco me siento cómodo con las connotaciones religiosas del nombre, pero hablar de cuestiones metafísicas con alguien virtual resulta paradójicamente imposible.

– Pero no me preocupa, tampoco es algo que pueda evitar, viene por parte paterna, lo único que puedo hacer es deformarlo y simplificarlo a 4 letras.
– Pues ponte otro, ¿no comentaste en una ocasión que te molaba Collin?
– …acaso crees que me refería al nombre?
– Oh… bueno, hay muchos más
– Si se me ocurriese hacer tal cosa me dirías que estoy centralizando obsesivamente mis problemas en ámbitos inapropiados.
– Lo que digo es que es mejor que dejes de autodiagnosticarte o acabarás con la razón de mi propia existencia y, por tanto, con la de este post. Por lo que, si piensas alargarlo al menos unas cuantas líneas, tal vez deberías tomar otro camino y decirme lo que sientes
– Bien, pues siento felicidad, he alcanzado el punto que deseaba de independencia económica y emocional, vivo en el centro de una ciudad de la que siempre he estado enamorado, y he llegado a conseguir una visión práctica de las cosas que me hace no esperar aquello de quienes no tienen intención, ni perspectiva, de ofrecerlo. Así que ¿de qué otra forma podría sentirme?

A veces me resulta divertido tener este tipo de juegos con Noniko, esperar a ver que razonamientos puede llegar a formar con una inteligencia limitada por la mía propia. Introduciendo sentencias que, a los ojos de ambos, son a primera vista medias verdades.
En algunas ocasiones acabo encontrando un ayuda que no esperaba, en la mayoría resulta ser una total pérdida de tiempo.

– Ahora vuelve a responder, y esta vez hazlo sin coñas, ¿Independencia emocional? ¿Visión práctica de las cosas? Intenta sostener eso frente a la misma persona durante 3 días consecutivos y obtendrás 2 millones de euros.
– Sabes que no podrías dármelos
– Sabes que no podrías conseguirlo – siendo consciente de la arrolladora verdad decide introducir un incómodo silencio que me deja desnudo para lo que quiera preguntarme – Dime, ¿has conocido a alguien últimamente?
– Ya conoces la respuesta – me muestro preocupado sobre el destino de esta conversación
– Y ¿qué opinan de ti? – responde dejando claro que no importa tanto la respuesta como el efecto que la pregunta puede producir.
– Querrás decir ‘¿qué creo que opinan de mi?’ – respondo irónicamente intentando darle mas importancia a la forma que al fondo, pero sin conseguirlo
– Ya sabemos que para ti el problema es el mismo – dice demostrando conocerme tan bien como yo mismo.
– O tal vez el problema realmente sea el ‘cómo me veo yo’ – matizo intentando volver a centralizarlo todo en la forma, he de escapar de Noniko
– Gabi, ya van tres formas de decir lo mismo – comenta consiguiendo zanjar cualquier otro posible intento de huída por mi parte
– Si, esto empieza a resultar cíclico y aburrido, igual es el momento de pasar a cosas mas triviales, como lo de mi sistemático problema para ganar peso, es preocupante.
– Me dá que no – otro silencio y de nuevo me encuentro emocionalmente desnudo
– Ha llegado el momento de dejar salir todo ese miedo, y creo la forma es conseguir visualizar una imagen que exprese, en cada rasgo, mueca y pose, todo aquello que te preocupe relativo a lo que puedan pensar de ti. Hazlo y descríbemela, entonces podré ayudarte.

Pese a la falsa apariencia de control de Noniko, en el fondo cuenta con tantas imperfecciones como yo, y tampoco es especialmente inteligente. Sabe que no soy más que una lagartija, una que ha aprendido a escabullirse hasta por el agujero de un alfiler. Su método principal es el acorralamiento, atrapándome en una esquina sin fracturas ni asideros, y una vez allí empieza el juego del titular, el silencio, y el método. Todo entra en unos estándares que no abarcan a las anomalías. No hay variaciones en la forma y, para su desgracia, no hay esquemas aplicables a toda situación. Como ya he dicho, Noniko no es especialmente inteligente, y para una lagartija ese es el mejor saliente al que aferrarse.

– No estoy seguro que debas – mi preocupación es casi sincera
– Gabi, tan sólo visualiza – la suya resulta entrañable
– Bien, Noniko, pues creo que lo que mejor puede visualizar mis miedos y temores hacia los demás es…

Lado Oscuro de Gabito @ Ufete Copirights

2 Responses to Relatos en Horas de Oficina Vol I.

  1. Tonixin

    Es una lastima que este mensaje de tu blog haya pasado desapercibido tanto por comentarios reales como por los spammers de casinos (en los que seguramente no está nuestro camarero favorito, Toad, que bien podría la imagen de mi alter-ego Matxaka, el psico-camarero-killer) y pildoras alargadoras del organo genital masculino entre otras.

    Y viendo lo triste y mel-alcoholico que está este mensaje en tu blog, solo, perdido y buscando a su mamá (bueno, esto ultimo es cosecha propia, pero si no lo calimerizo todo no sería Toni-chan :-D) y visto que hoy no pude dormir por que mi perro tiene ganas de beber agua a horas insospechadas y tengo que ponerme en plan “Madre de Bambi” ayudandole a levantarse y moverlo,… me he decidido a crearle este comentario. (que conste que a esos dos motivos hay que sumarle el motivo real, que me hace pasar cada semana a ver si hay algo nuevo en el blog 🙂 )

    Y no es que el resto de tus pensamientos que en tu blog escribes lo desmerezcan, pero este es uno de los que mas me han gustado. Es bastante profundo y tiene una parte de auto-dialogo que como los del Usuario Ocasional es muy graciosa.

    Algun dia tendrás que prestarme a Noniko, (que en terminología Matrixera sería una autoimagen residual de tu psicologo personal) por que tengo paranoias similares que necesitan de urgente tratamiento.

    Quizas sea que lo que necesito es exactamente tener a alguien que sepa guiar a una mente tan radicalmente extraña como la mia por un mundo “cruelmente devorador de seres débiles”.

    Todos tenemos miedo a saber como nos ven realmente los demás, y seguramente la mayor parte de esos miedos se deban a lo que precisamente hay al final de este mensaje.

    Esa foto de gab-gollum, es sinonimo una percepción distorsionada de la imagen de uno mismo. (que por cierto, la imagen está muy chula y sabe sacar una sonrisa a todo el que la ve)

    Pero en absoluto te veo así, lo poco que te conozco es bien distinto.

    Pero en fín, tampoco quiero suplantar a Noniko y ponerme en plan psico-killer, digoooooo, psicoanalista. Y viendo que el comentario va con bastante retraso en el tiempo, y no tengo a mano un Delorian con un condensador de Fluzo, pues supongo que lo que yo diga ahora no tendrá mucha relevancia. Noniko te habrá resuelto el dilema en varias sesiones de diván.

    Solo terminar con agradecimientos:
    – gracias por entrar en mi ranking de personas a las que quiero y adoro, y que no quiero que escapen jamás de mi vida. Por conocerte y por ser como eres.

    – y gracias por estar yo en el selecto club de personas cuyo nombre real o nick se menciona en estas páginas.

    PD: Lo que realmente importa es lo que sienten hacia ti la gente que te rodea, no lo que piensan de ti, que es algo bien distinto.
    Si a mi me diese por saber que piensan incluso los seres mas queridos de mi alrededor, ya estaria bajo tierra. 😛

    Millon y medio de huggys, un cupón promocional canjeable a elegir por 3 millones de huggys ó una botella de suavizante concentrado (de una marca muy wena, pero que no paga por anunciarse) y besotes.

    Toni-chan

  2. Tonixin

    Que vaya casualidad (o quizas no lo sea, lo dejaré en el aire para darle un tono místico al estilo de Iker Jimenez :-D), que por unas horas no ha coincidido que escribo el mensaje justo justo justo un año despues 😛

    Y con este re-comentario, el mensaje ya no esta tan solo, y encuentra a su mamá, y es feliz no sintiendose discriminado por el resto de comentarios que se reian de él por ser distinto y estar marginado.

    Y luego comió perdices , se dejó los chanquetes por que le miraban con pena, se casó, le tocó una primitiva y fue feliz…….. hasta que el alcohol y las drogas en forma de cremita milagrosa, suministradas por la malvada bruja de turno, acabaron con su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *