browser icon
You are using an insecure version of your web browser. Please update your browser!
Using an outdated browser makes your computer unsafe. For a safer, faster, more enjoyable user experience, please update your browser today or try a newer browser.

En Pragas ’07

Posted by on 04/03/2008

Personetas de metal

Esto ocurrió allá por octuviembre (no recuerdo exactamente el mes) y es otro de los post que tenía pendientes. Sólo daré un consejo; si vais a Praga en otoño, y diga lo que diga el ‘canal tiempo’ de la Wii, llevaos ropa de abrigo. De hecho, os recomiendo que calculéis 10 grados a la baja la temperatura que os diga el susodicho canal de los cojones. Normalmente sólo uso el online de esa consola una vez cada 15 días por el tema de las encuestas, porque me hace gracia ver a los Miis ponerse tristones o saltar posesamente de alegría según los resultados (a veces soy así de simple). El caso es que tomé la información meteorológica que me dió la Wii como referencia para saber que tipo de maleta tenía que hacer. Me calculó unos 12-13 graditos que, una vez allí, se convirtieron en 2 o 3.

Frío, mucho frío, heladitos. Creo que la media era entrar en una cafetería cada 15-20 minutos para tomar algo caliente, tiempo aprox que tardaban nuestras articulaciones en anquilosarse.

El hotel que nos dio la agencia estaba bastante lejos. Es lo que tiene pillar ofertas, que no pueden asegurarte a cual te van a mandar hasta una semana antes de partir. De todas formas no estaba nada mal, y el estar un poco apartado del centro hace que, en los paseos de ida y vuelta, conozcas zonas de Praga que de otra forma pasarían desapercibidas.

Es una ciudad a la que tenía muchas ganas de ir desde hacía años, y no me ha defraudado. Pese a las aglomeraciones que se montan en los fines de semana sigue teniendo el aura de cuento y el encanto que me había imaginado. Aparte por el hecho de haber ido en momento de clima chungo nos dio la oportunidad de conocer muchas de sus cafeterías.
Aunque sin duda lo mejor son los paseos al anochecer, cuando se encienden las luces y la ciudad cambia y empieza a tomar esa apariencia casi timburtiana que invita a recorrer todos sus callejones. De todas formas para sentir el carácter de Praga apenas hacen falta un par de días, siendo un destino perfecto para un weekend .

Moldava

Gabitorre

Cementerio judío

Gabiskull

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *